Los enemigos del creyente la carne y el mundo

frases biblicas gratis 300x300 - Los enemigos del creyente la carne y el mundo

Los enemigos del creyente la carne y el mundo.

La Biblia nos muestra que los enemigos del creyente son el mundo, el diablo y la carne.

Es vital para nuestra victoria en cristo Jesús  que tengamos claro, cómo cada uno de estos enemigos intenta desviarnos de nuestra posesión adquirida y de nuestra posición de Victoria.

Discernir qué tipo de tentación o prueba estamos afrontando en una situación determinada y sobrepasarlas en un equilibrio bíblico.

No obstante, es cierto que muchas de nuestras luchas son de tipo espiritual, originadas por Satanás y sus demonios; sin embargo, no debemos ignorar que también tenemos una lucha permanente con el mundo y con la inclinación de nuestra carne al Mal.

Tenemos que saber cual son los enemigos del creyente la carne y el mundo.

Mi cerebro quedo programado desde antes de ser cristiano con todas estas cosas.

Los hábitos y pautas de pensamiento es lo que conocemos como » la carne «.

Mi antigua naturaleza pecaminosa, murió cuando nacimos de nuevo, pero nuestra carne sigue oponiéndose a Dios porque está programada para pecar y vivir independiente de el.

Nuestra entidad espiritual está fundamentada en la verdad de que ya no somos pecadores, ahora somos santos en ocasiones pecamos.

  1. No somos miembros de ambos reinos: hemos sido trasladados del reino de Satanás al reino de Dios. Si creemos que somos parte de luz y parte tinieblas o parte santos y parte pecadores, llevaremos una vida sin fruto y no existirá una diferencia entre nosotros y los no cristianos.
  1. Satanás sabe que no puede hacer nada acerca de quiénes somos en Cristo (hijo de Dios, santos) pero si logra engañarnos haciéndonos creer que no somos diferentes a las personas naturales, el resultado será que actuaremos con ellos.

Al nacer de nuevo no sumamos una naturaleza divina a nuestra vieja naturaleza pecadora, sino que cambiamos de naturaleza.

Leer efesios 5:8

En este texto no dice que nuestra vieja naturaleza fue mejorada si no que poseemos una nueva naturaleza.

Leer romanos 6:6

Algunos preguntan: » ¿cómo puedo hacer morir mi vieja naturaleza o el viejo hombre? » Dios no espera que hagamos morir la vieja naturaleza. Él quiere que sepamos que en el momento que recibimos a Jesús, nuestro viejo hombre fue muerto. Debemos saberlo, aceptarlo y creerlo: nuestra vieja naturaleza ya está muerta.

Si te gusto este texto, por favor ayúdanos compartiéndolo.

Facebook Comentarios.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *